Viajar para aprender; aprender para viajar

 

En 2016 creamos la Asociación Zadig con el objetivo de acompañar a los jóvenes de bachillerato en una decisión muy difícil: ¿qué haré cuando acabe el colegio?

7 de cada 10 jóvenes no sabe qué hará al acabar bachillerato. Por ello, decidimos tratar de abordar este problema con una perspectiva diferente: mediante un viaje que inspirará y ayudará a los jóvenes en este momento tan decisivo de sus vidas.

Decimos diferente, porque viajar para aprender no es nada nuevo; ya en la Edad Media, tenemos ejemplos como el de Ramon Llull, quien viajó a numerosas ciudades de Europa y algunas de Asia y África para contrastar aprendizajes con personas de otras culturas, contribuyendo a abrir nuevos horizontes culturales en la Edad Media.

Hoy en día, tenemos ejemplos sobre el potencial del viaje como herramienta de aprendizaje;  el programa Erasmus , la iniciativa europea de estancias internacionales de estudio, ha cumplido 30 años. Durante este periodo 9 millones de jóvenes de 33 países diferentes han tenido la oportunidad de cursar una parte de sus estudios universitarios en el extranjero.

De hecho, existen estudios que demuestran que las experiencias en el extranjero nos hacen más creativos. Los investigadores William Maddux y Adam Galinsky demostraron de manera empírica esa intuición existente de que viajar y vivir en el extranjero puede favorecer la creatividad. Para ello, desarrollaron una serie de experimentos que demostraban que vivir en el extranjero tiene una influencia positiva en la creatividad, tanto durante la propia experiencia, como al regresar a sus países de origen.

Estos investigadores argumentan que las experiencias en el extranjero permiten el acceso a un mayor número de ideas y conceptos nuevos, que son esenciales para los procesos creativos. Asimismo, interactuar con culturas diferentes incrementa la predisposición para aceptar y asimilar ideas desde nuevas fuentes.

Emile Zola dijo en una ocasión “Nada desarrolla tanto la inteligencia como viajar”. Para nosotros viajar contribuye no solo a aumentar la inteligencia, sino las habilidades que todos necesitamos para desenvolvernos en un contexto cambiante e imprevisible como el del S XXI.

hiker-1607017_1920.jpg