Ella es Paula - “Zadig es REVOLUCIÓN”

 
 
Ella es Paula - “Zadig es REVOLUCIÓN”_PORTADA.jpg
 

Hablar de Zadig es complicado y sencillo al mismo tiempo. Si os soy sincera, creo que sabes lo que es una vez que lo has vivido, aunque yo siga sin tener ni idea de cómo explicarlo. Que irónico, ¿no?

Hola, yo soy Paula, y para mí Zadig fue un viaje para mí misma. Y digo para mí, porque para cada persona que lo haga va a adquirir un sentido totalmente diferente. Esa es parte de su magia. Zadig es ir descubriéndote poco a poco. Hay gente que descubre su vocación; otros, afirman que la forma en que veían su futuro era la acertada y, algunos como yo, sufrimos una revolución por dentro. Aunque creo que todos en parte lo hacemos.

Creo que así es como voy a nombrar a Zadig a partir de ahora: Revolución.

Y es que yo llegué a Barcelona sin tener ni idea de qué esperar. Llegué con ganas infinitas, con mi mejor amiga, y también con miedo. Miedo de estar conviviendo una semana con desconocidos. Miedo de no saber de qué iba la historia en realidad. Miedo de estar tirando mi tiempo a la basura. Esa fue la Paula que llegó a Zadig, una persona ilusionada y asustada, y además, con un poco de su mundo siempre haciéndole compañía.  Y todo eso fue lo necesario para que cada actividad de Zadig, cada reflexión a la que llegábamos, para que cada segundo del viaje se metiera hasta el fondo de mi persona, porque yo en el viaje aprendí que mi forma de ver el mundo puede ser diferente, pero eso no le quita valor, es más, puede dárselo. Que cada persona es una historia desconocida en sí misma. Y, sobre todo aprendí que yo ignoraba la mía propia.

La verdad es que yo fui a Zadig para verme a mí misma, aunque eso lo supiera a posteriori. (Creo que es primera vez que lo digo en voz alta) Fui porque era una persona encerrada en mí, con miedo al futuro y con pánico de que alguien quisiera profundizar en ella. Y, como os he adelantado hace un segundo, yo fui con mi mejor amiga por lo que todo lo que hacíamos se conectaba de algún modo con mi vida. Y justo eso fue la clave de mi revolución: pasado, presente y un viaje que me dedicara el tiempo.

Ella es Paula - “Zadig es REVOLUCIÓN” 1.jpg

Y, no sé si me habréis entendido, pero yo en Zadig me encontré. Encontré a Paula. Encontré un ambiente en el que, por primera vez, fui completamente yo. Encontré justo lo que necesitaba, en el momento perfecto y de una forma muy inesperada. Llegué sin saber qué esperar y volví a mi casa queriendo comerme el mundo, romper todas mis barreras y hacer brillar a mi persona.

Zadig fue el inicio de mi revolución personal, donde aprendí quién era con todo lo que ya sabía y todo lo que descubres mientras recorres Europa. Fue el inicio de algo que aún no sé explicarte porque ni yo lo sé, solo sé que fue el inicio de mi cambio y, esto no lo esperaba cuando llegue aquel día de lluvia a Barcelona. Zadig como me dijeron una vez, fue mi renacer de Fénix para salir de mi zona de confort. Y, para despedirme os digo, que así es como he aprendido a volar.